31 cosas que una editora de belleza quisiera que supieras

Llevo más de 15 años escribiendo sobre temas de belleza, aquí comparto algo de lo que he aprendido (y sobre lo que más frecuentemente me preguntan):

  1. Que una crema no es mejor porque sea más cara. Hay cremas buenas o malas. Que te funcionan a ti o que no te funcionan. Que te aplicas con la frecuencia debida, o no.

 

  1. Que la base y el corrector –y saber escoger el tono y cómo aplicarlos- mejoran cualquier semblante.

 

  1. Que si te maquillas, no debes olvidarte de las cejas. Independientemente de que quieras seguir una moda u otra, más gruesas, más delgadas… no estamos hablando de forma, sino de coherencia y armonía.

 

  1. Que aunque se vean muy lindos en el anuncio, en la tienda y también en tu repisa: no tienes que tener todos los productos cosméticos de la misma línea o marca. Encuentra y usa los que mejor te funcionen.

 

  1. Que la belleza interior es la más importante, que ser inteligente, simpática y educada es bueno y ser buena persona, aún más. Pero si logras que tu exterior refleje lo que eres interiormente, te irá aún mejor.

 

  1. Que si sufres de acné no es por culpa del chocolate, la mantequilla o la mayonesa. Las grasas que consumes se reflejan en otras partes de tu cuerpo, pero no en forma de acné (a menos de que seas alérgica). Ve al dermatólogo para que te ayude ante cualquier problema en tu piel.

 

  1. Que cada tratamiento o procedimiento estético tiene su tiempo y edad. Si te adelantas, te verás artificial y si te tardas mucho, será más difícil ver los resultados.

 

  1. Que cuando haces ejercicio o te dan masajes lo que transpiras es agua, no grasa. Si alguien te dice que te hará “botar” la grasa, sal corriendo.

 

  1. Que si no quieres verte mayor de lo que eres, tienes que cuidarte del sol, siempre.

 

  1. Que las cosas postizas, se ven postizas. No hay discusión. Claro que cuanto mejor es la calidad el producto, mejor lucirán. Y eso es bueno. Y no usarlas todas a la vez (uñas, pelo, pestañas, lentes, implantes) es mejor.

 

  1. Que no todas las modas nos quedan bien a todas. Pero todas podemos vernos bien, sobre todo si lo que nos ponemos es acorde a nuestra personalidad y nos hace sentir cómodas.

 

  1. Que no debes volver jamás a un salón de belleza en el que te den consejos no solicitados sobre tu apariencia física. Y menos si estos incluyen cirugías, medicamentos o dietas.

 

  1. Que los tratamientos estéticos hay que hacérselos en sitios serios, con profesionales especializados.

 

  1. Que exfoliarte es de las mejores cosas que puedes hacer por tu piel.

 

  1. Que los cosméticos pueden ser buenos, pero no son mágicos. Huye de los que prometen resultados milagrosos, instantáneos o radicales.

 

  1. Que la mayoría de los labiales de larga duración y los mates se cuartean.

 

  1. Que para lucir “natural” muchas veces hay que maquillarse.

 

  1. Que cuando te pintas, alisas o rizas el cabello no cambias tu genética. Tu cabello sigue creciendo con las características que siempre ha tenido, a menos que aparezcan causas biológicas.

 

  1. Que cortarte las puntas no tiene efectos mágicos sobre tu cabello: sólo hace que se vea más sano porque eliminaste la parte más deteriorada. Y eso es muy bueno.

 

  1. Que no solo la cara necesita hidratación: el cuello, el escote y el resto del cuerpo también.

 

  1. Que arreglarte, sobre todo cuando no tienes buen ánimo, te hará sentir mejor.

 

  1. Que las manos y los pies deben estar impecables siempre: hidratados, limpios y con las uñas limadas (y todo esto se puede hacer en casa).

 

  1. Que no hay maquillaje que disfrace la mezquindad.

 

  1. Que tener hábitos saludables es más eficiente que cualquier primer (y eso ya es bastante decir, porque las buenas prebases son poderosísimas) así que aliméntate saludablemente, toma agua, descansa, haz algo de ejercicio, canaliza tu estrés y no fumes ni exageres con el alcohol.

 

  1. Que los tutoriales de maquillaje y estilismo son maravillosos, pero como todo lo que hay en Internet hay que pasarlo por el filtro del sentido común.

 

  1. Que en casa se pueden hacer mascarillas naturales que ofrecen buenos resultados, sobre todo si los objetivos son exfoliar la piel o hidratarla.

 

  1. Que el maquillaje debe realzar lo mejor de ti y nunca sentirse como un disfraz.

 

  1. Que pocas cosas relajan más que un spa, así sea casero. Regalarse unos minutos a la semana para mimarnos nos ayuda a desestresarnos, aclara nuestra mente y nos genera bienestar.

 

  1. Que una rutina de belleza es necesaria para ver resultados, pero debe ser realista: acorde con tus necesidades y tu estilo de vida o perderás tiempo, dinero y energía.

 

  1. Que menos no siempre es más. Pero cuando haya dudas, siempre será lo mejor.

 

  1. Que todas deberíamos sentirnos libres de maquillarnos o de no hacerlo. Hay quienes se sienten más auténticas con la cara lavada, mientras otras se sienten más cercanas a sí mismas gracias al maquillaje. ¡Vivamos y dejemos vivir!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s