Por un periodismo que construya


“El periodismo, en mi opinión, se encuentra entre las profesiones más gregarias que existen, porque sin los otros no podemos hacer nada. Sin la ayuda, la participación, la opinión y el pensamiento de otros, no existimos. La condición fundamental  de este oficio es el entendimiento con el otro: hacemos, y somos, aquello que los otros nos permiten. Ninguna sociedad moderna puede existir sin periodistas, pero los periodistas no podemos existir sin la sociedad”,
 Ryszard Kapuscinsnski en “Los cinco sentidos del periodista (estar, ver, oír, compartir, pensar)”

En el día del Periodista, además de recordar, honrar y agradecer las enseñanzas de quienes han sido ejemplo de integridad ejerciendo el oficio, toca también acordarse de nuestro material de trabajo, lo que el maestro Kapuscinsnski llamaba, con mucha razón, “la materia más delicada de este mundo”:  la gente.

La gente que nos lee y deposita en nosotros su confianza,  la que con paciencia y generosidad comparte su conocimiento o su testimonio para que nosotros podamos escribir, pero sobre todo, aquella cuyas historia contamos: tragedias, errores, triunfos, fracasos.  “Con lo que nosotros escribimos sobre ellos, podemos destruirles la vida”, decía el maestro.  “Por eso escribir periodismo es una actividad sumamente delicada. Hay que medir las palabras que usamos”. Y por ello todos los días quienes ejercemos este oficio, pero también las sociedades, debemos abogar por un periodismo constructivo.

Cathrine Gyldensted, una de las fundadoras de la organización Transformational Media Initiative, es una periodista danesa egresada del Master de Psicología Positiva Aplicada en la Universidad de Pennsilvania. A través de su trabajo “Innovar en periodismo a través de la Psicología Positiva” y de los talleres y cursos que está impartiendo en Periodismo Constructivo, nos recuerda, precisamente hablando de la gente, que si bien es deber de los periodistas denunciar, también lo es profundizar en las posibles soluciones, dignificar y no victimizar a quienes sufren, así como acercar los temas a las personas, estar atentos a sus verdaderas necesidades, preocupaciones y contextos, lo mismo que mostrar su lado inteligente, luminoso y creativo.

Hacer buen periodismo no excluye reportar y destacar lo positivo de las personas, sus fortalezas, sus logros y posibilidades. Todo lo contrario.  No hay duda de que esta profesión debe ser fiel a su compromiso con la verdad, con la denuncia de la injusticia, con la defensa de la democracia, pero todo esto no está reñido, como algunos piensan, con la positividad.

Gyldensted sostiene en su proyecto –igual que autores e investigadores – que la enorme carga de negatividad que tiene el periodismo actual en el mundo, contribuye a la pérdida de sensibilidad de las audiencias, lejos del objetivo de la mayoría de quienes redactan las historias, que es movilizar a las sociedades y no convertirlas en seres indiferentes o adictos de la morbosidad.

Esta enorme carga de negatividad no afecta sólo al público, también a la emocionalidad de los periodistas. Por eso no sólo propone cambios en el enfoque y la narrativa, sino también en las salas de redacción.  Es difícil construir un mundo mejor desde la rabia, la frustración y el desánimo, algo a lo que en buena medida contribuyen el estrés y la negatividad a la que estamos sometidos cotidianamente tanto periodistas como el resto de ciudadanos.

Ahora bien, no se trata de negar la realidad, ni endulzarla o disfrazarla. No es una invitación a la visión simplista o superflua de pretender dar sólo buenas noticias . Es un reto mucho mayor. No es sustituir el foco, sino ampliarlo.

La propuesta de la Psicología Positiva Aplicada y el llamado Periodismo Constructivo  -que afortunadamente muchos periodistas alrededor del mundo  practican sin ponerle etiqueta- no es otra que reconocer que este oficio debe ser crítico, riguroso, honesto, íntegro, responsable  y realista,  pero si quiere ser verdaderamente útil y estar al servicio de los ciudadanos, también tiene la obligación ética de ser comprometido, optimista, pero sobre todo, inspirador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s